El coaching es una disciplina centrada en “aprender de uno mismo”; donde un Coach (facilitador) acompaña a otras personas a cumplir sus metas experimentando un proceso de aprendizaje transformacional, y con ello resolver inquietudes, ampliar recursos, desarrollar nuevas herramientas, cambiar la mirada sobre un fenómeno, etc.

Talleres facilitados con herramientas Coaching

El foco de los talleres que se ofrecen en esta página está en desarrollar habilidades transversales en cada participante y su etapa de desarrollo corporal, emocional, psicológico, en relación a su manera de aprender.

Según la duración de cada taller, se consideran diversas actividades y ejercicios para adquirir herramientas que le permitan a cada participante un mejor desempeño comunicativo, en concordancia con sus objetivos personales, y fortaleciendo permanentemente el protagonismo en su quehacer.

Los talleres que se ofrecen en esta página utilizan materiales, recursos y dinámicas centradas en metodologías activo participativas: aprendizaje colaborativo, aprender haciendo, aprender jugando, etc. Cada sesión es flexible, activa y reflexiva; atendiendo el momento, emoción y discurso que traigan los participantes a la jornada.


¿Cómo se aprende?

Para el proceso de aprender es fundamental la toma de consciencia de si mismo, integrando diferentes aspectos: declaraciones, pensamientos, emociones y acciones. En la etapa académica resulta valioso reconocer que:

  • Somos diferentes. Todos aprendemos según el estilo de aprendizaje predominante que desarrollemos en esa etapa de la vida (nuestra tendencia para aprender). Conocer cómo aprendemos facilita todo proceso académico.
  • Necesitamos de ambiciones. Una meta es un lugar/cosa/estado que deseo tener o alcanzar (una calificación, un reconocimiento, una carrera, etc.). Trabajamos para lograr aquello que deseamos, sin la ambición suficiente no lo conseguiremos.
  • Hemos aprendido a ser de una forma. Todo lo que hacemos, decimos, sentimos y pensamos obedece a un aprendizaje previo; nuestra experiencia dicta la forma en como reaccionamos frente a un fenómeno.
  • Nos construimos permanentemente. Tenemos la capacidad de diseñar la persona que queremos ser. No estamos predeterminados.
  • Las emociones son nuestro motor. Nuestra dimensión emocional impacta permanentemente en las decisiones que tomamos (consiente o inconscientemente), en las cosas que hacemos o dejamos de hacer, en lo que decimos o callamos… No hay aprendizaje sin emoción.
  • Tomar consciencia facilita el cambio. En la medida que hacemos consciente nuestra conducta podremos hacer algo para cambiarla, o reforzarla.
  • Sin memoria no hay aprendizaje. Para sostener un nuevo aprendizaje en el tiempo es necesario entrenar la memoria (mental, corporal, emocional). De esta forma es posible recuperar y aplicar lo nuevo.